Logotipo Desatascos Barcelona
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

¿Qué es la sosa cáustica y para qué sirve?

¿Cómo quitar la cal de las tuberías? La sosa cáustica es el nombre por el cual se conoce el hidróxido de sodio, también conocido como soda cáustica en Latinoamérica, hidróxido sódico, sosa lejía o jabón de piedra. Es un tipo de hidróxido cáustico que se utiliza como base química en el sector industrial para la fabricación de detergentes, jabones y otros productos.

Un producto cáustico es aquél que produce corrosión y es capaz de destruir tejidos orgánicos. El término cáustico se usa comúnmente para describir componentes cuya base es alcalina con un pH del 13,5, aunque la mayoría de las veces se utiliza como sinónimo de corrosivo. Algunos productos cáusticos son la lejía y el amoniaco, además de la sosa cáustica.

Este producto se presenta en forma sólida o como una solución líquida del 50%. Es un material de color blanco cristalino que es manufacturado para su venta a particulares o empresas, siendo más común su uso en el sector industrial.

La sosa cáustica se utiliza en muchos productos de uso doméstico e industrial, como productos limpiadores, desatascantes, etc. La sosa como base provee a cualquier producto de mayor conservación y estabilidad, además de abaratar el precio final del producto. Se puede encontrar sosa cáustica pura en muchos supermercados y droguerías, aunque hay que tener mucho cuidado con su uso, ya que es un producto altamente corrosivo.

A pesar de ser tan corrosivo, no implica un peligro contaminante para el medio ambiente. Pero sí para las personas que lo utilizan para usos domésticos. Por la facilidad de comprar este material en cualquier superficie comercial, es importante alertar a la población de los peligros que entraña usar la sosa cáustica sin protección. Este componente puede provocar graves quemaduras e irritación tanto en la piel como los ojos. Antes de manipular la sosa, es importante protegerse adecuadamente tanto la piel como el rostro y las vías respiratorias para poder proceder a utilizarla y manipularla.

Además de ser un componente altamente corrosivo, hay que tener cuidado con su poder de combustión. Cuando se disuelve la sosa en agua o se neutraliza con un ácido, esta libera una gran cantidad de calor capaz de prender un material combustible.

Usos de la sosa cáustica

La sosa cáustica se utiliza en la industria para múltiples usos. Uno de ellos es destinado a la fabricación de jabones y detergentes. Numerosas personas se animan a fabricas sus propios jabones con sosa cáustica en el hogar, pero hay que advertirles de los peligros que corren, al ser un producto altamente corrosivo. Es esencial que se protejan la piel de las manos y el rostro si van a manipular este material.

En las piscinas, se utiliza la sosa cáustica para elevar el pH del agua. La sosa cáustica tiene un pH del 13,5 sobre una escala de 14, convirtiéndolo en un producto altamente corrosivo. El agua de la piscina debe situarse entre el 7,2 y el 7,6 de pH para que el cloro pueda realizar su trabajo desinfectante en el agua. Además, tener un pH alejado del valor neutro puede provocar irritación en la piel o en las mucosas de los bañistas; para ello se usa la sosa cáustica, para poder equilibrar el pH y hacer el agua apta para el baño.

Desatascar tuberías con sosa cáustica

Pero sin duda, uno de sus usos más populares es el destinado a desatascar tuberías y cañerías en las redes de agua y saneamiento. Su poder corrosivo puede deshacer y eliminar cualquier tejido orgánico contenido en la cañería, que esté formando un atasco.

Para proceder a desatascar una cañería con sosa cáustica, se vierte una taza de sosa (líquida o en perlas) por el desagüe, y posteriormente dos vasos de agua hirviendo. Esto provocará una reacción química en la tubería que hará que la sosa cáustica pueda actuar sobre el tapón y deshacerlo. Después de unos 20-30 minutos actuando, se comprobará si la sosa ha hecho el efecto deseado, o de lo contrario, si es necesario utilizar más producto.

Es muy importante no mezclar la sosa cáustica con otros productos como el salfumán, ya que puede provocar una reacción exotérmica muy importante. También hay que tener cuidado con la presencia de aluminio en las tuberías, ya que la reacción con la sosa libera gas hidrógeno que puede ser perjudicial para la salud humana. En el caso de que hubiera restos de aceite en la tubería, la sosa cáustica podría reaccionar y provocar que se forme un bloque sólido de jabón difícil de desatascar. Los jabones se elaboran con la combinación de sosa y aceite, por lo que podría ser que se estuviera solidificando el jabón en la tubería si comprobamos que el atasco no se ha revertido, y continuamos vertiendo sosa cáustica.


Si comprueba que después de usar el producto la tubería sigue sin funcionar bien, procure no utilizar la sosa más veces ya que puede provocar un atasco mayor o incluso dañar las paredes de las tuberías. Los atascos muy grandes son difíciles de solucionar de forma casera, es por ello que les instamos a acudir a una empresa de desatascos profesional, con fontaneros expertos como los que ponemos a su disposición en Desatascos Barcelona. Nuestros técnicos están equipados con los mejores y más novedosos materiales, como es el caso del camión cuba, para realizar cualquier desatasco con agua a presión. El agua a presión tiene una ventaja sobre la sosa cáustica, y es que es menos dañina y más respetuosa con las paredes de las cañerías, además de ser totalmente eficaz para deshacer cualquier atoro, desde el más sencillo hasta el más completo.

Si necesita los servicios de una empresa de desatascos, no dude en contactar con Desatascos Barcelona. Nuestros profesionales se pondrán a su disposición a cualquier hora del día para resolver cualquier tipo de avería en las redes de agua, bien sea urgente o no. Solicite información sin compromiso, y descubra todas las ventajas de contar con la ayuda de un camión cuba para resolver sus problemas con los atascos en las cañerías.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE